VIOLACIÓN.

La violación está relacionada con una gran culpabilidad para con la propia sexualidad, sobre todo en pensamiento, por “¡miedo a lo que podría suceder!”. Por lo tanto, la violación aquí planteada se vincula a la sexualidad, es decir a una relación sexual impuesta, sin el consentimiento de la persona. Aunque no haya tenido que vivir tal experiencia a nivel sexual, puede que sin embargo, haya tenido que vivirla en otros aspectos. En efecto, si ya me robaron en mi casa, al entrar puede que tenga un sentimiento intenso como si me hubiesen violado. El modo en que dejo que me trate la gente referente a mis gustos personales, mis ideas, mis valores puede percibirse como una violación. Puedo vivir una violación dentro de mi matrimonio también. Si tuve que vivir una violación o un abuso sexual, puedo mirar si mi ignorancia de la sexualidad, incluso inconsciente, era a tal punto grande que pude “atraerme” (energéticamente hablando) esta situación como para liberarme de mi miedo. Conscientemente, no quise esta situación, pero debo comprender el funcionamiento del subconsciente para darme cuenta de que puede programar un suceso para liberarme de mi miedo. Debo vigilar y ya no pensar que soy culpable de lo que me ha sucedido, sino más bien mirar por qué esto me sucedió, para ayudarme a curar la herida dejada en mí. Si creo, por mí – mismo o porque me lo han dicho, que estaré marcado el resto de mis días por tal situación, entonces deberé empezar por considerar seriamente que ESTO ES FALSO. Existen medios para curarse totalmente de tal situación. Sólo me quedará el recuerdo del acontecimiento, históricamente hablando, pero ya no habrá pena, tristeza, ira, amargura, ni odio de cualquier tipo porque todo habrá sido curado porque la toma de consciencia al nivel del corazón habrá sido hecha con la comprensión que está asociada. Hago confianza en las infinitas posibilidades que me trae la vida y aprendo a tomar el lugar que me corresponde, ¡a tomar mi lugar! Así, estaré en medida de ser plenamente dueño de los acontecimientos de mi vida.

Compartir En Redes Sociales