Proceso de fabricación del hilo de algodón.

El proceso de fabricación del hilo de algodón es un método al cual se le emplea un grado alto de cuidado y profesionalismo.

El proceso empieza cuando el algodón llega a la planta desmontadora. En dicha planta el algodón pasa por una secadora, la cual se encarga de disminuir y reducir la humedad que contiene la fibra.

Posteriormente, se coloca en una máquina la cual separa las impurezas y materia extrañas del algodón. Una vez, limpio el algodón se divide la fibra de las semillas. La fibra se empaqueta en balas, para luego proceder a la apertura, mezcla, cardado, estirado y torcido.

Finalmente, se ejecuta el hilado que puede ser de forma manual en un huso, rueca o torno de hilar; aunque en algunos casos las grandes empresas utilizan las hiladoras mecánicas. En este proceso se tuercen y se agrupan las fibras continuamente para la formación de hilos de varias hebras.

Cuando existen fibras cortas estas son cardadas para combinar las fibras en una estructura continua, como si fuera una cuerda. Estas se peinan y se juntan a las fibras largas por medio del estiramiento y torcido. Cuando se realiza el torcido también se dictan las características que poseerá el hilado, por ejemplo una torsión ligera genera una tela suave, mientras que un torcido fuerte produce una superficie dura. Las superficies duras ayudan a que la tela tenga mayor resistencia a la abrasión y por lo mismo sea menos propensa a arrugarse o ensuciarse, aunque contraproducentemente la tela se encoge más durante el lavado.

Compartir En Redes Sociales