EGOCENTRISMO.

Cuando soy egocéntrico, tengo tendencia a relacionar todo lo que me rodea conmigo. Me considero entonces como el centro del mundo. A la diferencia de la persona egoísta, podré pensar en los demás y ayudarles si esto es conforme a mi propio interés. Si vivo de este modo, es que necesito equilibrar mi inseguridad interior para impedirme vivir sumisión. Debo tomar consciencia que más allá de mí, hay los demás. Conservando el lugar que me pertenece en la vida, puedo considerar el punto de vista de los demás.

Compartir En Redes Sociales