DEPÓSITOS DE CALCIO.

El calcio es un mineral correspondiente a la energía más “rígida” del cuerpo humano, es decir el hueso. El calcio está pues conectado a la energía mental, a la estructura mental de mi ser. El depósito se forma cuando la energía se fija y se “cristaliza” (parecida a las piedras del hígado) en un lugar dado conllevando dolor e inflamación. ¿Por qué es así? Porque los depósitos de calcio proceden generalmente de pensamientos inmutables, de la carencia de flexibilidad con relación a la autoridad que rehúso aceptar. Considero que doblarme a esta exigencia suplementaria en mi vida me impide ser totalmente libre. Un modo de cambiar estos depósitos de calcio en amor es practicar la apertura mental y  poner el acento en la comunicación. Acepto que, estando abierto a los demás, sufro menos autoridad y vivo mucho más el compartir. ¡Así, me vuelvo autónomo, libre y adquiero la sabiduría!

Compartir En Redes Sociales